Eligió muñeca de raza negra y la cajera le preguntó por qué… esta fue su respuesta

Definitivamente los niños son las criaturas más nobles, puras e inocentes sobre la faz de la tierra. Y la niña que veremos a continuación nos recuerda por qué, con una gran lección de vida. Con unas simples palabras, esta pequeña nos demuestra que las personas nacen sin prejuicios y sin conocer el racismo, pero quien se encarga de enseñarles tanto negativismo, somos nosotros mismos: la sociedad.

Por supuesto que no podemos generalizar, pero es un hecho que ocurre en miles de casos alrededor del mundo. Sin embargo, una pequeña llamada Sophia, se ha encargado de darle una gran lección al terrible mundo en el que vivimos actualmente. Luego de que aprendiera a ir sola al baño, sus padres le prometieron un regalo, así que su madre la llevó a un supermercado, donde la pequeña escogió una muñeca negra sin que nadie le dijera nada.

Facebook

Cuando la llevó a la caja para pagarla, la cajera le preguntó que por qué no la cambiaba por una que se pareciera más a ella… esto enfureció a su madre, Brandi; ya que sintió que la trabajadora no tenía ningún derecho a hacer ese tipo de comentarios o preguntas racistas, así que cuando estaba lista para contestarle a la mujer, su hija se le adelantó y dijo algo que la enorgullecería bastante…

“Ella es una doctora, como yo. Yo soy una niña hermosa y ella es una niña hermosa. ¿Puedes ver su lindo cabello y su estetoscopio?”.

Luego de ver la hermosa reacción de su hija, la madre estuvo muy contenta y orgullosa, así que decidió compartir la acción y el comentario de Sophia en redes sociales, esto con el objetivo de generar consciencia y aplaudir el pensamiento de los niños.

Esta fue su publicación:

Facebook

“Nick y yo le dijimos a Sophia que un mes después de que aprendiera a ir completamente sola al baño, podría escoger un premio especial del supermercado. Ella, por supuesto, escogió una muñeca nueva. La obsesión es en serio. Mientras estábamos esperando a pagar por nuestras compras, la cajera le preguntó a Sophia si iba para una fiesta de cumpleaños. Ambas le dimos una mirada vacía. Después, ella señaló a la muñeca y le preguntó a Sophia si había escogido la muñeca para una amiga. Sophia continuó mirándola y yo le aclaré que era un premio que se había ganado por aprender a ir sola al baño. La mujer me miró y luego volteó hacia Sophia para preguntarle: ‘¿Estás segura de que quieres esta muñeca, cariño? Sophia alzó su voz y le dijo: ‘Sí, por favor’. Ante la respuesta, la cajera le dijo: ‘Pero si no se parece a ti. Tenemos muchas otras muñecas que se parecen a ti’. Inmediatamente, me enojé, pero antes de que yo pudiera decir algo, Sophia le dijo ‘Ella sí se parece a mí. Ella es una doctora, como yo. Y yo soy una niña hermosa y ella también es una niña hermosa, ¿Puedes ver su hermoso cabello y su estetoscopio?’. Afortunadamente, la cajera decidió dejar de hablar y solo respondió: ‘Eso está bien’. Esta experiencia me confirmó mi creencia de que no nacemos con una idea de que el color importa. La piel viene en distintos colores, al igual que los ojos y el cabello, y cada forma es hermosa”.

Esta publicación ya cuenta con más de 30 mil comentarios y ha sido compartida cientos de veces.

¿Qué te parece?

Adaptación: elclubdelospoetasmuertos.net