Por esta razón debes lavar las sábanas al menos una vez a la semana

La cama puede ser mucho más desagradable de lo que imaginas. De hecho, es una masa de hongos, bacterias, tierra, sudor, líquidos vaginales, excremento, orina y especialmente piel muerta, ya que los humanos pierden en promedio, 10g de piel por día, lo cual resulta ser un polvo delicioso para que los ácaros se deleiten. Eso, combinado con los 100 litros de sudor que producimos al año, más todos los bocadillos que solemos comer en la cama, significa que nuestro nidito para dormir, es un cultivo de hongos y bacterias.

Así que escatimar el número de veces que lavamos las sábanas no es solo algo sucio, sino que también puede ser peligroso, de acuerdo con la Dra. Lisa Ackerley, quien es doctora de higiene y experta de Dettol. Ella habló con el Daily Mail y afirmó que si dormimos con otra persona, las bacterias y los hongos de nuestra cama, pueden lograr que nos contagiemos fácilmente de pie de atleta o si alguno está enfermo, es posible que sin querer, capturemos un virus de las sábanas, como el resfriado por ejemplo.

La Dra. Ackerley dijo lo siguiente: “Piensa en todas las cosas que haces en la cama. Aparte de ser el lugar donde dormimos, la solemos usar como oficina, sala de té, mesa de comedor o incluso cama de perro o gato. Dependiendo de para qué utilices tu cama y también con qué frecuencia la limpies (si usas ropa de dormir) tu cama puede estar bastante sucia y realmente puede estar causándote un daño corporal”.

Ackerley aconseja pasar la aspiradora con regularidad alrededor de la cama y lavar las sábanas y las fundas a altas temperaturas. También dice que las familias deben lavar su ropa de dormir aproximadamente cada tres días y lavar la ropa de cama una vez por semana (pero si eso se te dificulta mucho, al menos hazlo cada dos semanas).

La Dra. Lisa Ackerley, también brindó ciertas recomendaciones sencillas para evitar cualquier tipo de problema con respecto a la higiene de la cama y las sábanas. Esto fue lo que dijo:

“¡Primero, deshazte del polvo! Aspira la habitación, a sus alrededores, el colchón, debajo de la cama y lava muy bien el edredón. También debes lavar las almohadas. Utiliza fundas o protectores de almohada que también estén limpios, además de sábanas o un protector de colchón. Todo esto se puede lavar fácilmente. Rocía el colchón con desinfectante Dettol en spray, esto destruirá cualquier tipo de gérmenes desagradables e insectos que puedan estar al acecho de tu cama.

De ser posible, lava la ropa de cama por encima a los 60° C, o incluso más alto. Recuerda que las bacterias crecen mejor a una temperatura corporal, por lo que un lavado de 30-40 grados no va a hacer un buen trabajo sin un limpiador de lavandería.

Lava la ropa de cama una vez por semana de ser posible, o por lo menos cada dos semanas. Toma una ducha antes de acostarte, esto mantendrá lejos la suciedad o por lo menos, lávate las manos antes de acostarte. Lava la ropa de dormir cada tres días. También puedes tener algunas toallitas anti-bacterianas a mano en caso de que se presente algún derrame o reguero.

Si tienes un gato o un perro y permites que suba a la cama, lo mejor es que le coloques una manta para que se acueste y la laves cada semana por lo menos. Si alguien está enfermo, intensifica la limpieza y lava la ropa con más frecuencia”.

¡A lavar se ha dicho!

Fuente: metro