Hombre ignora las reglas, toca reloj invaluable y lo destruye en segundos

Si te encuentras en un museo de arte, no toques las piezas. En serio, no lo hagas. No toques nada. Probablemente esto te lo pueda decir ahora el hombre que veremos a continuación. El martes pasado, la Guardia Nacional y el Museo del Reloj, con sede en Columbia, Pennsylvania, publicaron un video en Youtube titulado “Por favor, ¡no toque!”.

El video fue tomado de grabación de seguridad del museo y muestra a un hombre y una mujer que se acercan a una escultura de un reloj de madera, que se encuentra en una de las exposiciones del museo. Después de tomar una foto, el hombre se acerca al reloj, tirando primero de una parte y después de otra.

Luego de que el hombre jala y presiona las partes de la escultura, aparentemente en un intento de conseguir que el reloj funcione, este se cae de la pared por completo y toca parcialmente el suelo, a pesar de los intentos del hombre para evitarlo. Mientras que la mujer recoge las piezas más pequeñas del reloj que han caído en el suelo, el hombre trata de colocar la escultura rota nuevamente en la pared (en vano). Finalmente, decide poner el reloj roto en el suelo y aparentemente dejan la exposición.

En la descripción del video dice: “Es por esto que rogamos y suplicamos a nuestros visitantes, que por favor se abstengan de tocar objetos en los museos”.

También dice que la pareja notificó al museo inmediatamente después del incidente. El reloj, que fue creado por el artista James Borden, de Minnesota había estado colgando en el museo por más de 20 años.

De acuerdo con el “Minneapolis Star Tribune”, el museo no presentará cargos y no trató de identificar al hombre o la mujer. Mientras que los comentarios fueron deshabilitados de la publicación original del museo en YouTube. Las discusiones en Reddit y Youtube, incluían una variedad de comentarios racistas dirigidos hacia la pareja.

El director del museo, Noel Poirier dijo al Star Tribune: “La publicación del video no es un esfuerzo de nuestra parte para avergonzar a nadie. No queremos que se sientan mal o perseguidos. Queremos usar el video para educar. Cuando vas a un museo, debes seguir las reglas”.

Poirier no reveló cuánto vale el reloj y dijo que consideraba que se había dañado con la caída y que existía la “posibilidad de repararlo”. Según los informes, el artista James Borden, se comprometió a reparar el reloj para el museo.

Poirier dijo a PennLive: “Las personas que trabajan en los museos normalmente te dicen que son los adultos los que tienen que preocuparse por los niños. Pero parece que los adultos se sienten con un poco más de derecho a tocar las cosas”.

Fuente: David Vaughn