La escena más dolorosa de ¨El Chavo del 8¨ esconde una dolorosa verdad

Son miles los fieles seguidores que estuvieron al tanto de cada uno de los capítulos del famoso programa mexicano, “El Chavo del 8”. Y es que cada uno de sus personajes se robó el corazón de muchos y por supuesto que todos los recordamos. Todos tenían la habilidad de hacernos reír con sus ocurrencias, pero lamentablemente, la mayoría de ellos ya pasaron a mejor vida.

A pesar de que “El Chavo del 8” dejó de grabarse hace muchos años, la serie aún continúa transmitiéndose en varios canales a nivel internacional y siguen dándose a conocer más secretos con respecto a su producción. Esta vez se trata de un capítulo bastante triste y emotivo para muchos, en el cual Don Ramón volvió a la vecindad. Pero ocultaba un detalle que nadie imaginó.

Aunque la serie tuvo un éxito rotundo a nivel nacional e internacional, por alguna razón, hubo un momento en el cual el actor que representaba a Don Ramón, decidió dejar el elenco. Muchas personas apuntan a que se trataba de un tema de dinero, mientras que muchas otras afirman que el actor mantenía fuertes diferencias con Florinda Meza, quien de acuerdo con Esteban Valdés (hijo del actor) quería controlar todo con respecto al programa.

Sin embargo, en 1981, Ramón Valdés decidió volver a formar parte del elenco, pero la producción, incluyendo a Roberto Gómez Bolaños (El Chavo) prefirieron que fuese una sorpresa para todos, hasta que se llevara a cabo la próxima grabación, ya que el “Chavo”, quería sorprender a la Chilindrina, tanto en el programa, como en la vida real. ¡Y sí que logró sorprenderla! A continuación puedes ver la escena:

En ese momento, ambos se salen ligeramente de sus personajes y muestran exactamente lo que sienten en realidad, una enorme emoción y alegría de verse. Incluso Don Ramón dice: “¿Cómo está mi chaparrita hermosa?”, no porque formara parte del guion, sino porque estaba saludando a su amiga querida, quien no pudo evitar llorar. Así es. Sus lágrimas tampoco estaban planeadas, sino que fueron reales.

A partir de ese momento, Don Ramón solo trabajó en el programa lo que quedaba de ese año, retirándose a finales de 1981 y falleció 7 años después. Mientras que María Antonieta de las Nieves, luego publicó un libro titulado “Había una vez una niña en una vecindad”, en el cual narró sobre la hermosa y estrecha relación que llevó con el actor que interpretaba a su padre en el programa, quien incluso fue el hombre que caminó a su lado y la entregó en el altar el día de su boda.

Sin duda alguna, un hermoso detalle que no muchos conocíamos y que nos hace amar aún más a los personajes de “El Chavo del 8”.

Fuente: Upsocl