La extraña historia de un empresario japonés que dejó a su esposa por una muñeca de silicona

Definitivamente existen historias capaces de dejarnos con la boca abierta, y esta es una de ellas. Se trata de un empresario japonés llamado Senji Nakajami, quien tiene 61 años de edad, está casado y tiene dos hijos. Pero él asegura que su vida cambió por completo desde que recibió a su muñeca de silicona, de quien terminó enamorándose y cambiando por su mujer.

dailymail

Él y su familia solían vivir juntos en Nagano, pero él tuvo que marcharse a trabajar en otra ciudad. Esto hizo que Senji decidiera buscar algún tipo de compañía, así que al poco tiempo adquirió una “muñeca de amor”, la cual está hecha de silicona y la llamó Saori. De acuerdo con el empresario, tan solo un par de meses más tarde, empezó a percibir que la muñeca inició un “desarrollo de personalidad propia”, lo cual le cambió la vida por completo y decidió convertirla en su “novia”.

dailymail

“Saori nunca me traiciona. Estoy cansado de los humanos racionales modernos porque no tienen corazón. Para mí, ella es mucho más que una muñeca. Necesita mucha ayuda, pero sigue siendo la pareja perfecta, con quien comparto hermosos momentos y es quien suele enriquecer mi vida”.

dailymail
dailymail

Senji admite que en un inicio compró a la muñeca con fines sexuales, pero que poco a poco se fue enamorando de ella y ahora es la mujer de su vida. También afirma que con ella ha encontrado la felicidad, debido a que “no busca dinero”. Además, confesó que disfruta una buena relación física con su “novia” y que en ocasiones, ambos salen a dar un paseo, utilizando una silla de ruedas y frecuentemente le compra hermosos vestidos y pelucas costosas. Es como si se tratara de una mujer real, ya que Senji le dedica tiempo para bañarla, vestirla, sacarla de casa y por supuesto, compartir la cama con ella.

dailymail
dailymail

Estas muñecas pueden llegar a costar $5.000 como mínimo, pero los precios se incrementan cada vez más. Esto debido a que este tipo de objetos son cada vez más frecuentes en Asia y es una moda que parece ascender. Estas muñecas no son inflables y ya existen unos 50 modelos distintos en el mercado asiático, los cuales mantienen diferencias de texturas y apariencias. De acuerdo con el “Japan Times”, este negocio va en ascenso, ya que la industria china de juguetes sexuales, genera aproximadamente $12,5 billones al año.

dailymail
dailymail

Ibrecible, ¿cierto?

Adaptación: elclubdelospoetasmuertos.net