La tierra está teniendo la guerra más grande que se haya visto y no lo sabíamos

A lo largo de la historia, el ser humano ha sido protagonista y testigo de muchas guerras, batallas y conflictos, incluyendo dos Guerras Mundiales. Pero probablemente muchos desconocemos que la guerra más grande de la historia del planeta se está llevando a cabo en este momento y todo empezó a finales de 1800. Se trata de una batalla global, originada en Argentina y la cual se encuentra en todo el planeta, excepto en la Antártida. La especie invasora que actúa en esta guerra es una hormiga llamada Linepithema humile, lo cual significa “débil” o “humilde”. Pero esta pequeña especie está muy lejos de representar esos términos.

Todo inició a finales de 1800. Esta especie solo existía en las orillas del río Paraná, hasta que un grupo de ellas se colaron inesperadamente en una embarcación que se dirigía a Nueva Orleans, Estados Unidos. Para ellas fue muy fácil camuflarse, ya que estas hormigas marrones miden 3 milímetros de longitud. Ahora forman parte de una plaga que se encuentra entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Esta lista fue creada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

1

Cuando las pequeñas invasoras llegaron a Estados Unidos, se extendieron rápidamente. En lugar de formar colonias, esta especie decidió comportarse como un ejército y conquistar cuanto terreno tuvieran en frente. En poco tiempo, su extensión llegó hasta América del Norte y pronto se encontraban al otro lado, en Europa, donde crearon la unidad cooperativa más grande de la naturaleza conocida hasta este momento. Su colonia alcanzó los 6.000 kilómetros de extensión. Inicia al norte de Italia, recorre el sur de Francia y llega hasta la costa atlántica española y portuguesa.

La Linepithema humile ya invadió los ecosistemas de tipo mediterráneo de todos los continentes y los expertos se han dedicado a registrar todos los efectos negativos que se presentan tanto en la flora como en la fauna. Estas pequeñas guerreras han provocado la desaparición de hormigas nativas, lo cual interrumpe considerablemente las relaciones mutualistas entre planta-hormiga.

Con respecto al matorral mediterráneo sudafricano y californiano, han influido enormemente en la desaparición del gremio de hormigas dispersantes de semillas, lo cual también interrumpe los procedimientos de polinización. Mientras que en Cataluña redujeron considerablemente el esparcimiento de semillas de algunos tipos de plantas.

2

Además, esta especie afecta directamente la biodiversidad, ya que disminuyen en gran manera la población del resto de hormigas autóctonas y otros artrópodos. También suelen reducir la reproducción de algunas aves y perturban la vida de algunos vertebrados, como al lagarto cornudo de California.

Si gustas conocer un poco más de estas increíbles colonialistas, puedes ver el siguiente documental, el cual fue emitido por Discovery Channel y llamado “Hormigas Asesinas”. En él explican más detalladamente sus técnicas de conquista y el impacto general que representa esta especie para los ecosistemas.

Fuente: meridianos, lavozdelmuro