Leona descubre al comer una cierva que está embarazada. Lo que hizo con el feto sorprende a todos

Aparentemente la naturaleza nunca dejará de impresionarnos. Para nadie es un secreto que en muchas ocasiones, los animales han demostrado ser mejores que los seres humanos. Ellos tienen la capacidad de mostrarnos que actúan por instinto y no por nada más. Por el contrario, nosotros utilizamos el raciocinio y aun así, la mayoría del tiempo no logramos superarlos.

El hecho de ejercer nuestras propias decisiones debería hacernos mejores criaturas en todos los aspectos, pero definitivamente, el mundo animal siempre tendrá poderosas lecciones que brindarnos. A pesar de que muchas personas piensan que los animales no tienen sentimientos ni consciencia, el accionar de la leona que veremos a continuación nos afirma todo lo contrario. Al parecer, ella fue capaz de sentir culpa y lo reflejó a la perfección.

Caters News Agency

El guardabosque Gerry Van Der Walt, trabaja para un safari, así que está más que acostumbrado a ver como se alimenta cada animal que habita allí, incluyendo a los leones y a sus hembras. Hace poco, Gerry observaba como una leona devoraba a un antílope, lo cual resulta ser muy normal, pero esta vez ocurrió algo distinto. Cuando la felina se dio cuenta de que el animal que se estaba comiendo, tenía un bebé en la panza, se detuvo de inmediato, reflejando un gran sentimiento de culpa. Esto fue lo que contó el guardabosque:

“He visto a un león matar presas que estaban embarazadas, pero normalmente solo seguían comiendo, como si nada anduviera mal. Pero esta vez, las escenas que continuaron nos tenían a todos estupefactos. Una vez fuera de la madre, la leona colocó muy suavemente al feto en el suelo y pasó un buen rato olfateando e investigando al animal aún no nacido”.

Caters News Agency

“La leona intentó ver si el feto seguía con vida y cuando supo que no era así, lo escondió cuidadosamente detrás de un arbusto. Ella se quedó cerca por un rato. También dejó de comerse a su madre y parecía estar arrepentida por lo que había hecho. Su amor maternal era visible por la forma en que llevaba cuidadosamente al bebé muerto para ‘enterrarlo’.

Vimos como caminó despacio hacia el matorral, donde colocó al feto cuidadosamente en el fondo de la hierba larga. Ella lo empujó un par de veces con su nariz, mirando a su alrededor todo el tiempo, como si estuviera esperando ayuda o peligro”.

Caters News Agency

Luego de ver estas imágenes, el guardabosque no encontró el motivo lógico de la situación y no comprendía porque la leona había actuado de esta manera, pero sí sabía que su rostro y su comportamiento habían demostrado culpa, remordimiento y arrepentimiento, luego de darse cuenta que el animal que había matado y se estaba comiendo, era una hembra y estaba embarazada. Es probable que ella también fuera madre y esto le recordara a sus cachorros.

Al final decidió recostarse cerca de la antílope y quedarse allí por un buen rato, como si estuviese meditando sobre sus actos. ¿Qué te parece?

Caters News Agency

Fuente: Upsocl