Madre dona más de su peso corporal en leche materna, luego de perder lo que más amaba

Una madre ha decidido donar desinteresadamente una cantidad inmensa de su leche materna, después de perder a su hijo de tan solo 11 días de nacido. Ariel Matthews bombeó un total de 2, 370 onzas de leche materna para donar a otras madres que la necesitaban. La afligida madre compartió esto en su página de Instagram, explicando que la cantidad equivale aproximadamente a 18.5 galones o 148 libras de leche.

“Gracias a mi dulce Ronan pude bendecir a tres bebés con mucha leche. Después de vaciar mi congelador, 2.300 de esas onzas habrán sido donadas oficialmente. Me siento afortunada de haber podido ayudar a los bebés a mantenerse sanos y a crecer”.

Ronan, el hijo de Ariel, nació con problemas en su corazón y en su cerebro. Lamentablemente, a solo 11 días de haber nacido, falleció debido a complicaciones. Al principio, la madre bombeó 1.000 onzas, pero después de alcanzar su objetivo, se inspiró para establecer otro, explicando que fue su padre quien le dio la idea de donar su peso corporal en leche materna.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Ariel dona leche materna, ya que lamentablemente, antes había perdido a su primer hijo, llamado Noah y en una de sus publicaciones en Instagram, describió las profundidades de su pérdida. “Siento que he experimentado casi todas las etapas de perder a un bebé. Nacimiento fetal, seguido por un aborto involuntario y ahora esto. He estado orando para que algo realmente sorprendente venga de todas estas dificultades”.

Lo más sorprendente es que a pesar de todas sus desgarradoras pérdidas, Ariel todavía sigue pensando en los demás.

“Con mis dos hijos en el cielo, he donado un total de 2.810 onzas… No voy a mentir, fue un buen sentimiento poder hacer esto y para las madres que confían en mí lo suficiente, como para usar mi leche”.

Ariel admite en su publicación que pasa los días deseando poder revivir su tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales, solo para poder ver a su hijo con vida.

“Sé que eso no es posible, así que apreciaré tus 11 días de vida en mi corazón para siempre. Tú fuiste una bendición que llevé en mi vientre, (no importa cuánto me quejé) nunca me arrepentiré de haberlo hecho. Afortunadamente esto no es para siempre y en algún momento volveré a ver tu bello rostro”.

Fuente: dailymail