“Mi mujer curvilínea”: La carta de un hombre a su esposa que se volvió viral en redes

Un joven estadounidense de 26 años de edad, llamado Robbie Tripp, decidió escribirle una carta muy particular a su esposa Sarah, pero también dirigida al mundo entero, la cual publicó en su cuenta de Instagram y en poco tiempo se ha hecho viral. Resulta que el joven es autor y activista, así que tuvo la brillante idea de escribir algo importante con respecto a los cuerpos y a los estándares de belleza que el mundo suele seguir, tanto femeninos como masculinos.

Esta no es la primera vez que un hombre hace alusión al tema de los cuerpos curvilíneos, pero sin duda alguna, esto siempre será aplaudido por las personas que mantienen un pensamiento similar al de Robbie, quien asegura amar en términos generales a su mujer, incluyendo su hermoso cuerpo curvilíneo y quien de alguna u otra manera, con sus palabras le está dando una poderosa lección al mundo. Esto fue lo que escribió el joven:

A post shared by ROBBIE TRIPP™ (@tripp) on

“Amo a esta mujer y a su cuerpo curvilíneo. De adolescente, siempre era molestado por mis amigos, debido a que me atraían las chicas más gruesas: las que fueran más bajas y rellenitas, chicas que el tipo promedio podía referirse como “regordetas” o incluso “gordas”. Mientras me convertía en hombre, empecé a educarme sobre el feminismo y cómo los medios marginalizan a las mujeres al retratarlas de una manera muy específica y acotada, específicamente en cuanto a estándares de belleza (delgada, alta y flaca). Me di cuenta cuantos hombres han comprado esa mentira.

Para mí, no hay nada más sexy que esta mujer de la foto, con muslos gruesos, gran trasero, rollitos, etcétera. Su tamaño y su talla nunca serán las que aparezcan en Cosmopolitan, pero es lo que destaca en mi vida y en mi corazón. No hay nada más sexy para mí que las curvas y la confianza; esta hermosa chica con la que me casé llena sus jeans con su figura y es la más bella en el cuarto.

Chicos, vuelvan a pensar lo que la sociedad les ha dicho acerca de qué desear. Una mujer real no es una estrella porno, ni un maniquí de bikinis o un personaje de película. Es real. Tiene hermosas estrías en sus caderas y celulitis en su trasero. Chicas, nunca se engañen a sí mismas pensando que deben cumplir con cierto molde para ser amadas y apreciadas. Hay un chico ahí afuera que celebrará lo que son, alguien que las ame como yo amo a mi Sarah”.

Y bien, ¿qué te parece?

Adaptación: elclubdelospoetasmuertos.net