Muchas mujeres están cubriéndose los dedos del centro con cinta. La razón es muy buena

Para muchas personas el calzado puede ser todo un problema. Cualquier par de zapatos nuevos lucen increíbles, pero eso no quiere decir que brinden la comodidad que aparentan. De hecho, pueden parecer perfectos, pero la mayoría de veces se nos dificulta adaptarnos a ellos y ese proceso suele ser toda una agonía.

Después de lograr acostumbrarnos un poco a ellos aparecen otros problemas; el mal olor y uno que otro arañazo debido a su uso. Lo cual nos limita a utilizarlos en más de una ocasión. Pero no te preocupes, que esto ya no debe ser así.

A continuación te mostraremos unos cuantos trucos:

1. Limpia el cuero con alcohol

2. Restaura la blancura de tus zapatos viejos con pasta dental

3. Refresca el olor de tus zapatos deportivos con bicarbonato de sodio

4. Deshazte de los males olores con solución de vinagre

5. Elimina arañazos con una lima de uñas

6. Restaura el brillo del charol con vaselina

7. Afloja los zapatos que te quedan apretados colocándoles bolsas de agua adentro, para luego meterlos toda una noche en el congelador

8. Para estirar un poco los zapatos nuevos, ponte medias gruesas y luego utiliza el secador de cabello

9. Utiliza un poco de harina de maíz para absorber manchas de la gamuza

10. Restaura las suelas de los zapatos raspándolas un poco con un trozo de lija

11. Para aliviar el dolor producido por las ampollas y pies inflamados, remójalos en agua tibia con té de manzanilla

12. Con un poco de cera de abeja podrás hacer que tus zapatos de tela sean impermeables

13. Pégate los dedos del medio de tus pies con cinta adhesiva para facilitar el uso de tacones y evitar el dolor

14. Evita ampollas untando los zapatos con un poco de desodorante para impedir roces y además mantener un olor agradable

Fuente: boredomtherapy