Un niño muere después de que sus padres decidieran hacer esto antes que llevarlo a un médico

Para nadie es un secreto que todos los extremos son malos y eso también aplica para religiones y aquellos creyentes que llevan su fe un poco más allá. Ese es el caso de un niño estadounidense, quien falleció por ciertas complicaciones, luego de que sus padres prefirieran rezar y por él, que llamar a una ambulancia o llevarlo a un centro médico donde fuera tratado por especialistas.

Según el diario británico “The Independent”, un pequeño de siete años de edad llamado Seth Johnson, falleció luego de que sus padres decidieran mantenerlo enfermo en su casa durante semanas y rezar por él, en lugar de llevarlo al médico, ya que según ellos, “tenían problemas” con los doctores.

Aparentemente, el niño padecía de pancreatitis aguda y sepsis, lo cual lo llevó a agonizar en su casa, mientras sus padres se dedicaban a rezar. Sin embargo, el fin de semana en que murió Seth, sus padres estaban ausentes y solo se encontraba al lado de su hermano mayor de 16 años, ya que sus papás estaban fuera de la ciudad, en una boda.

El domingo 29 de marzo, el hijo mayor de Sarah y Johnson los llamó para contarles que su hermano estaba “letárgico y flojo”. Así que cuando regresaron a casa, ambos decidieron rezar por su salud, bañarlo y acostarlo a dormir. La pareja de Plymouth, Minnesota, Estados Unidos, ha sido acusada de negligencia y este mes deberán dar la cara frente a los tribunales correspondientes.

“No podemos entender cómo los padres dejaron a un niño enfermo de siete años de edad al cuidado de un joven de 16 años, para irse de la ciudad durante todo un fin de semana. Tampoco podemos comprender cómo los padres se negaron a volver a casa el domingo por la mañana para cuidar a su hijo enfermo, una vez notificados de la gravedad de su estado. Además de que no entendemos por qué los padres no llamaron a emergencias el domingo por la noche para obtener ayuda médica de inmediato cuando finalmente llegaron a casa”. denunció el fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman.

La policía señaló que el pequeño anteriormente había sido diagnosticado con un síndrome de alcoholismo fetal y un trastorno reactivo.

Fuente: independent