Ella venció la anorexia con mucho ejercicio y dedicación. ¡Hoy luce muy hermosa!

La batalla de Sophie Gajnik contra la anorexia comenzó en la universidad, cuando el estrés y la presión de estudiar la dejaron con poco tiempo para mantenerse en forma y ejercitarse. Después de darse cuenta de que había subido cinco kilogramos, la joven de 24 años, de Melbourne, decidió hacer una dieta restrictiva, en la cual llegó a comer tan solo 300 calorías por día. Llegó el punto en que la joven pesaba solo 30 kilos.

Según relata el diario dailymail, debido a su dieta restrictiva, Sophie también desarrolló graves condiciones médicas, como daños en el hígado y osteoporosis. Pero no fue hasta que su pelo se empezó a caer, que ella se dio cuenta de que necesitaba hacer un cambio. Sophie dijo: “Nunca estuve convencida de que tuviera anorexia, pero ¿cómo podía verlo? Si yo estaba tan hambrienta como delirante. Estaba muriendo”.

1.

Antes de estos problemas, los deportes siempre fueron la parte favorita de Sophie en la escuela y en casa. Su papá le enseñó natación y el tenis. Pero cuando llegó la hora de ingresar a la universidad a los 19 años, el mundo de Sophie comenzó a cambiar.

“Yo contaba meticulosamente cada caloría. No tenía músculos y rara vez podía levantarme a tiempo para ir al baño. Tenía el pelo largo y rosado y si pasaba mis dedos por él, salían 50 cabellos. Fue devastador”.

“Decidí estudiar psicología porque quería ser psicóloga o trabajadora social, pero rápidamente me di cuenta de que no podía ser esas cosas porque soy demasiado emocional. Así que después de un año, en diciembre del 2011, cancelé mis cursos. Mis padres estaban muy preocupados y me dijeron que estaba arruinando mi vida. Vinieron desde Francia a Australia sin ni siquiera saber hablar inglés, así que me sentía como un fracaso. Como una basura”.

Página 1 de 2

Fuente: dailymail